SALVANDO LA VIDA DE LOS TIGRES Y LAS POBLACIONES HUMANAS EN LOS SUNDARBANS

Tras la destrucción causada por el ciclón Amphan, es necesario actuar con rapidez para salvar las vidas de las poblaciones humanas y de tigres. El Fondo de Respuesta Rapida (RRF) está apoyando al WWF India para restaurar medidas de prevención de conflictos entre humanos y tigres en la parte india de los Sundarbans, que alberga un sitio del Patrimonio Mundial, una Reserva de la Biosfera, así como un sitio Ramsar.

Los Sundarbans son los mayores bosques de manglares contiguos del mundo, que se extienden a través de la India y Bangladesh. Ubicados en la desembocadura de los ríos Ganges y Brahmaputra, estos bosques son el hogar del magnífico tigre de Bengala. Los tigres de Sundarbans, que están particularmente adaptados al ecosistema de los manglares, son fuertes y hábiles nadadores, capaces de cazar en terrenos ásperos y fangosos.

Sundarbans tiger. Credit: Shuvarthi Guha

Los Sundarbans de la India también son el hogar de 4,5 millones de personas. Al vivir cerca de estos bosques y depender de sus recursos naturales, estas comunidades a menudo corren el riesgo de entrar en estrecho contacto con animales salvajes (incluidos los tigres).  Desafortunadamente, estas interacciones podrían llevar a la trágica pérdida de vidas en ambos lados.  Por lo tanto, es vital reducir estos casos y las interacciones negativas. Una de esas medidas es la "valla de tigres", que separa el hábitat del tigre de las zonas dominadas por los seres humanos, y actúa como una barrera física y psicológica. En asociación con el Departamento de Bosques, WWF India instaló vallas de tigres en las afueras de las aldeas en 2018. Desde entonces, ningún tigre se ha aventurado en zonas habitadas por humanos.

Los Sundarbans son una región vulnerable al clima, expuesta a las graves consecuencias del cambio climático. El aumento del nivel del mar, el incremento de la frecuencia de las tormentas ciclónicas, las precipitaciones erráticas y el subdesarrollo hacen que la población local sea muy vulnerable. Cuando el "súper ciclón" Amphan tocó tierra en los Sundarbans en mayo de 2020, se movía a unos 130 km por hora, devastando los medios de vida y la infraestructura locales. La UNESCO ha pedido a la comunidad internacional que apoye los esfuerzos de recuperación (https://whc.unesco.org/en/news/2121).

Alrededor del 80% de las vallas de tigres existentes en los Sundarbans están ahora dañadas, las redes están partidas y los postes de bambú arrancados. La situación se ve agravada por la pandemia de COVID-19, ya que muchas personas que habían emigrado a las principales ciudades de la India en busca de trabajo han regresado a la región. Esto aumenta la presión sobre los recursos naturales y la probabilidad de interacción entre humanos y tigres.

‘Tiger fence’ Credit: WWF India

Sin vallas efectivas, el riesgo de interacciones negativas entre humanos y tigres aumenta considerablemente. Habiendo comenzado las actividades de restauración con el Departamento de Bosques, RRF está apoyando al WWF India, en colaboración con la Dirección de Bosques de Bengala Occidental y la comunidad local, para sustituir al menos 50 km de vallas de malla de nylon en lugares estratégicos. Esto incluye la compra y sustitución de los postes de bambú dañados y la malla de fibra/nylon.

A medida que las comunidades reconstruyen sus vidas después del devastador ciclón, es esencial protegerse de los tigres que pueden introducirse involuntariamente en los asentamientos humanos. La restauración y el fortalecimiento de las vallas ayudarán a prevenir el conflicto entre humanos y tigres y, en última instancia, a salvar vidas tanto para los humanos como para los tigres.

Salvando la vida de los tigres y las poblaciones humanas en los Sundarbans