RAPIDA RESPUESTA EN LAS GALÁPAGOS DEBIDO A ROEDORES

La RRF está ayudando a evitar que una invasión de ratas en la Isla Seymour Norte de las Islas Galápagos, sitio Patrimonio Mundial de la UNESCO, destruya el delicado ecosistema de la isla y su fauna, que es de renombre internacional.

Las Islas Galápagos han sido descritas como un "museo y un laboratorio viviente de la evolución"..

La biodiversidad que en ellas habita necesita poca introducción. Su aislamiento ha dado lugar a una rica diversidad de plantas y animales endémicos, tales como el cormorán no volador, los cactus gigantes y la iguana marina. Además, la diversidad de pinzones y sinsontes fueron fuente de inspiración para la famosa teoría de la evolución de Charles Darwin, basada en la selección natural.

La Isla Seymour Norte, es particularmente importante para la economía y el turismo debido a su accesibilidad y sorprendente vida silvestre. El complejo sistema ecológico de la isla está íntimamente ligado al océano circundante, generando un entorno favorable para la reproducción de aves marinas (fragatas, piqueros de patas azules, piqueros de Nazca y gaviotas de cola de golondrina, entre otros).

Los roedores invasores pueden devastar los hábitats nativos y las colonias de aves marinas.

Mientras que las ratas están presentes en algunas zonas de las Galápagos, la Isla Seymour Norte ha estado libre de ratas desde que se llevó a cabo una exitosa iniciativa para su erradicación en el año 2007. Sin embargo, en 2018 se detectaron ratas invasoras en la isla, y en agosto, el Ministerio de Medio Ambiente de las Galápagos declaró a la isla en estado de emergencia. Las ratas prosperan con cualquier alimento disponible, desde huevos de aves hasta vegetación. Se reproducen extremadamente rápido y carecen de depredadores naturales en las Galápagos. Además, las aves marinas que anidan en el suelo, como las que habitan en Seymour Norte, son particularmente vulnerables al devastador impacto ocasionado por las ratas.

Island Conservation (Conservación de la isla una ONG que se especializa en la erradicación de especies invasoras a las islas) respondió a la crisis desarrollando un plan de erradicación de ratas bajo la Dirección del Parque Nacional Galápagos (PNGD). El tiempo de acción de este plan es crítico, ya que su implementación debe ocurrir durante la estación seca (de octubre a enero), que es cuando las ratas no se reproducen, las cifras son bajas y como no hay suficiente alimento disponible de forma natural en la isla, las ratas son más propensas a consumir cebos envenenados. La RRF otorgó una subvención de $ 14,240 a Island Conservation para permitir que la erradicación se lleve a cabo lo antes posible.

El desarrollo de un plan de mitigación para las iguanas terrestres (para evitar su envenenamiento accidental) también es un aspecto vital de este trabajo, el cual se llevará a cabo en colaboración con IC, University of Massey y GNPD. Se implementarán medidas de bioseguridad para minimizar el riesgo de re-invasión, como cebar las costas cercanas de las islas vecinas.

La rápida implementación de estas acciones evitará que la invasión de roedores cause un daño potencialmente irreversible a este frágil ecosistema y al hábitat marino circundante. Además, de su fuerte influencia en la economía del archipiélago, que depende en gran medida de los ingresos del turismo. En última instancia, estas medidas protegerán este sitio del Patrimonio Mundial y la increíble variedad de especies que lo habitan.

Follow us on Twitter

Rapida respuesta en las Galápagos debido a roedores