EL RESCATE DE LOS PINGÜINOS SALTARROCAS

En 2011, un buque carguero se hundió en el océano Atlántico y derramó cientos de toneladas de petróleo en un sitio del patrimonio mundial. El FRR tardó tan solo cuatro días hábiles en aprobar la financiación de emergencia para apoyar la rehabilitación de aproximadamente 5000 pingüinos saltarrocas.

El sitio del patrimonio mundial de las islas Gough e Inaccesible es uno de los lugares habitados más remotos de la tierra. Ubicada en el sur del océano Atlántico, la cadena de islas se encuentra a más de 2000 millas de la masa de tierra más cercana. Como consecuencia de este aislamiento, posee uno de los entornos marinos menos perturbados de la zona templada.

El sitio se ha convertido en un refugio para las aves en particular. Las islas albergan el 65 % de la población mundial de pingüinos saltarrocas norteño (Eudyptes moseleyi). La especie, catalogada por la UICN como amenazada, ha disminuido considerablemente en las últimas décadas debido a la pesca excesiva y el cambio climático.

El FRR es muy receptivo a muy corto plazo. El dinero se movilizó muy pronto, lo que significó que el proyecto pudo avanzar más rápido. Esto es de particular importancia tras eventos de naufragio y derrame de petróleo, donde la mejor manera de atenuar los impactos es con una respuesta inmediata.
Trevor GlassDirector de conservación, Departamento de Conservación de Tristán de Acuña

La población de pingüinos, ya en disminución, se vio sometida a una presión considerable cuando el 15 de marzo de 2011, un buque carguero se hundió frente a las costas de la isla Nightingale, donde se encuentra una de las principales colonias reproductoras del sitio. Aproximadamente unas 1500 toneladas de fuelóleo se filtraron al océano, donde contaminaron a miles de pingüinos saltarrocas. 

Como se trata de un territorio de ultramar, este sitio particular no sería normalmente elegible para el apoyo del FRR; sin embargo, se hizo una excepción para este panorama potencialmente catastrófico y urgente. El FRR tardó solo cuatro días hábiles en aprobar la financiación de emergencia para apoyar un proyecto de rescate y rehabilitación para las aves afectadas.

Cuando la financiación del FRR llegó al terreno, el Departamento de Conservación de Tristán de Acuña (la autoridad administrativa de las islas Gough e Inaccesible) actuó con rapidez para capturar y transportar a los pingüinos afectados por el petróleo fuera de la isla Nightingale, donde no existen fuentes naturales de agua dulce.

El equipo de respuesta capturó y rehabilitó con éxito a un total de 4000 pingüinos contaminados con petróleo en la cercana isla de Tristán de Acuña. También contuvo otros 1000 pingüinos en la isla Nightingale para evitar que ingresaran en el agua hasta que pasara el peligro.

El equipo recibió una asistencia significativa de parte de la comunidad local, que utilizó sus propias embarcaciones para localizar y capturar a las aves marinas contaminadas. La comunidad llegó al extremo de convertir la piscina de la isla en un centro de rehabilitación de pingüinos.

Tras el tratamiento, marcaron a los pingüinos que se recuperaron y los pusieron en libertad para el seguimiento posterior. Después de la puesta en libertad, los datos iniciales indicaron que la mayoría de las aves marcadas logró realizar su migración anual con éxito, lo que significa que tuvieron una oportunidad muy real de sobrevivir.

Los estudios sobre la reproducción de pingüinos realizados en la isla Nightingale el año siguiente sugirieron que el derrame de petróleo no había tenido un efecto perjudicial sobre la exitosa reproducción de los pingüinos en 2012. Este fue un logro muy importante para el equipo involucrado y un testamento a la pronta respuesta del Departamento de Conservación y la comunidad local, que fue posible gracias al apoyo del FRR.

Media década más tarde, el sitio del patrimonio mundial de las islas Gough e Inaccesible mantiene su condición como hogar de la población reproductora de pingüinos saltarrocas norteño más grande del mundo y, por ello, un sitio crucial para la supervivencia de la especie.

Una respuesta rápida es la verdadera esencia de lo que hacemos en el FRR. Tenemos un tiempo promedio de tramitación de solicitudes de 3 días hábiles*. En situaciones urgentes de emergencia, la rapidez puede significar la diferencia entre el daño irreparable y la recuperación final de sitios tales como las islas Gough e Inaccesible.

*datos tomados entre enero 2014 – mayo 2016

ESTUDIOS DE CASO ADICIONALES